¿La pasteurización de hoy y nuestras máquinas?

Los principales desafíos surgen en la pasteurización a escala industrial. El método más común para la pasteurización de huevos en la actualidad es por tratamiento térmico con una temperatura de hasta 67 grados centígrados y un tiempo de retención de aproximadamente 3.5 minutos, parámetros que ofrecen nuestras máquinas. Nuestros pasteurizadores pueden operar a temperaturas de 50 a 120 grados Celsius para cumplir con los requisitos de procesamiento de varios productos, como leche (hasta 72) y jugos (hasta 98). Factores como la resistencia al calor de los microorganismos patógenos y perecederos, la viscosidad y la presencia de partículas sólidas en los líquidos tienen un impacto en el tiempo de retención requerido y la temperatura de pasteurización. Además, los diferentes países tienen diferentes requisitos mínimos para el tratamiento térmico de cada uno de los líquidos. Dependiendo de si está interesado en pasteurizar huevos, leche o jugo, utilizamos diferentes intercambiadores de calor para cumplir con esta normativa y mantener la calidad del producto final. No solo son algunos de los más compactos y asequibles del mercado, sino que también están diseñados para reducir costos como electricidad, limpieza, agua, mano de obra y mantenimiento.

Calentar y enfriar el líquido requiere mucha energía y es el mayor costo operativo que tienen los pasteurizadores modernos. Además, el calentamiento prolongado de huevos, leche y jugos tiene un impacto negativo en el valor nutricional y el sabor. Es por eso que nuestras máquinas están diseñadas para optimizar los procesos térmicos con el fin de tener un producto pasteurizado de alta calidad y minimizar los costos operativos.

La forma en que funcionan nuestras máquinas es clara y fácil de entender. Esencialmente, el material ingresa al pasteurizador, pasa por varias etapas de tratamiento térmico (primero se calienta gradualmente y luego se enfría gradualmente) y sale de la máquina. Cuando el líquido ingresa por primera vez al pasteurizador, ingresa al tanque receptor. Nuestras bombas proporcionan una presión entre 2-4 bar, lo que conduce a un flujo continuo en el pasteurizador. En la primera etapa del tratamiento térmico en el pasteurizador, el líquido fluye hacia el recuperador para calentarse. Allí utiliza el calor residual de un líquido previamente pasteurizado. Al transferir calor con intercambiadores de calor de placas, el líquido frío se calienta a 55 grados Celsius y el líquido caliente se enfría a 25. En la siguiente etapa, el calentador del rotor lo calienta adicionalmente hasta alcanzar la temperatura deseada de 67 grados. También previene la liberación de grasa de otras sustancias en el huevo. En la tercera etapa, el líquido fluye a través de los tubos de retención, donde mantiene su temperatura. El caudal y la longitud de los tubos se calculan de modo que el líquido tarde 3.5 minutos (el tiempo de retención deseado) en pasar a través de ellos. La cuarta etapa consiste en que el material pasa por el recuperador para enfriarse, pero de forma diferente a la anterior. Baja su temperatura transfiriendo su calor residual al líquido no pasteurizado. Luego sale del recuperador e ingresa inmediatamente a la sección de enfriamiento, donde tiene lugar el mismo proceso de intercambio de calor, pero esta vez con un refrigerante. Este refrigerante es un líquido que tiene una temperatura de -2 grados Celsius. Circula continuamente entre la sección de enfriamiento y otra máquina denominada enfriadora, que se encuentra fuera del pasteurizador. Finalmente, después de enfriar a 4 grados, el líquido está listo para envasar.

Muchos pasteurizadores requieren calderas de agua o vapor como principal fuente de calor y homogeneizadores que distribuyen los glóbulos de grasa de manera uniforme en el líquido. Nuestras máquinas, en cambio, utilizan un calentador rotatorio que calienta con precisión el líquido a la temperatura deseada. Este tipo de tratamiento térmico se denomina "calentamiento por choque". El calentador rotatorio también asegura una cuidadosa homogeneización del líquido, lo que evita la separación del líquido y no daña las moléculas de proteína. Como resultado, también se mantiene la calidad del producto final. Tenemos una explicación más detallada de cómo funciona este rotor aquí.

Tanto el homogeneizador como las calderas son equipos costosos que son difíciles de integrar en una línea de procesamiento. También requieren una limpieza regular y no son energéticamente eficientes, lo que aumentará los costos operativos de producción. Nuestro rotor permite un procesamiento continuo durante 9 horas sin limpieza, a diferencia de los pasteurizadores convencionales. Además, diseñamos nuestras máquinas para optimizar al máximo el proceso de producción. Es por eso que también ofrecemos pasteurizadores que están completamente automatizados, con máquinas de llenado integradas, sistemas de limpieza (CIP) y electrónica confiable y fácil de usar.

Otros métodos de pasteurización comúnmente usados ​​son UHT (tratamiento ultra-térmico) y HTST (alta temperatura, corto tiempo). Sin embargo, UHT y HTST no se aplican a los huevos y se utilizan principalmente en otros productos como la leche y los jugos. Por lo general, se pueden ver en las tiendas en contenedores Tetra Pack. El líquido se calienta a una temperatura más alta que la pasteurización estándar. Sin embargo, este método requiere máquinas más caras. También es difícil de limpiar y hay que hacerlo con más frecuencia. Hay menos demanda del producto resultante debido a los cambios en el sabor y la pérdida de nutrientes de este tratamiento térmico más agresivo.

Nuestras máquinas totalmente automatizadas están diseñadas para la pasteurización continua de un tipo de líquido. Además, como una línea de montaje, todas las etapas de pasteurización pueden operar simultáneamente. Ésta es la forma de producción más rentable. Es muy eficiente energéticamente y requiere un trabajo menos especializado.

Existe un método alternativo llamado pasteurización por lotes. Está diseñado para producir una cantidad completamente definida de líquido pasteurizado durante un tiempo determinado antes de procesar el siguiente lote no pasteurizado. Por lo general, este tipo de producción lo realizan empresas que desean producir varios tipos de productos con una línea de producción, por ejemplo, pasteurizar 300 litros de clara de huevo y luego - 300 litros de leche. Aunque la pasteurización por lotes requiere menos inversión de capital para maquinaria, los costos operativos son mucho más altos. El proceso de producción no solo es muy ineficiente, sino que también requiere mano de obra más especializada, limpieza prolongada entre lotes y la calidad del producto final es deficiente.

Deje su comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *